Lunes, 20 de septiembre de 2010

?

Todos tenemos rasgos caracter?sticos que nos distingue del resto de las personas. Todos tenemos un ADN que nos hace seres ?nicos e irrepetibles. En el cristiano tambi?n existe un ADN que nos hace ?nicos e irrepetibles y que nos diferencia o distingue del resto de la humanidad.

2? Corintios 5:17-19 Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creaci?n. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva. Y todo esto viene de Dios. Antes ?ramos sus enemigos, pero ahora, por medio de Cristo, hemos llegado a ser sus amigos, y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia: Por medio de Cristo, Dios perdona los pecados y hace las paces con todos.

En Cristo Jes?s encontramos ?ese ADN que nos distingue del resto de la humanidad y nos hace formar parte de esa nueva humanidad, de esa nueva creaci?n, (Romanos 5:15-21? Sin embargo, no hay comparaci?n entre el pecado de Ad?n y el regalo que Dios nos ha dado. Por culpa de Ad?n, muchos murieron; pero por medio de Jesucristo Dios nos dio un regalo mucho m?s importante, y para el bien de muchas personas. El pecado de Ad?n no puede compararse con el regalo de Dios. El pecado de Ad?n hizo que Dios lo declarara culpable. Pero gracias al regalo de Dios, ahora ?l declara inocentes a los pecadores, aunque no lo merezcan. Si por el pecado de Ad?n, la muerte reina en el mundo, con mayor raz?n, por medio de Jesucristo, nosotros reinaremos en la nueva vida. Pues Dios nos ama, y nos ha aceptado sin pedirnos nada a cambio. Por el pecado de Ad?n, Dios declar? que todos merecemos morir. Pero gracias a Jesucristo, que muri? por nosotros, Dios nos declara inocentes y nos da vida eterna. O sea, que la desobediencia de uno solo, hizo que muchos desobedecieran, pero por la obediencia de Jes?s, Dios declar? inocentes a muchos.? La ley apareci? para que el pecado se hiciera fuerte. Pero si bien el pecado se hizo fuerte, el amor de Dios lo super?. Y si el pecado rein? sobre la muerte, el amor de Dios rein? sobre la vida. Por eso Dios nos ha declarado inocentes, y nos ha dado vida eterna por medio de nuestro Se?or Jesucristo.)

EL ADN de Cristo es el Amor de Dios y precisamente eso es lo que debe distinguir a los cristianos del resto de la humanidad, (Juan 13:35 Si se aman de verdad, entonces todos sabr?n que ustedes son mis seguidores.) Hay quienes pretender ser distingidos por su posici?n, por el esplendor de sus templos, su teolog?a, el tama?o de la iglesia, la clase social predominante, etc. Pero lo que de verdad hace singular al cristiano es el amor de Dios que vive e inspira cada una de sus acciones, y eso marca la diferencia.

El amor de Dios es la nueva ley del Reino (Romanos 13:10? El amor no causa da?o a nadie. Cuando amamos a los dem?s, estamos cumpliendo toda la ley.)

(FUNDADO SOBRE EL AMOR) Napole?n trat? de establecer un reino por medio de la fuerza de sus ej?rcitos.? Lo mismo hicieron Alejandro el Grande, Julio C?sar y otros guerreros.? Jes?s fund? su reino sobre el amor, y su reino va a permanecer. Cuando llegamos a este plano, el del amor, todas las cosas ego?stas e indignas desparecen, y entonces nuestra obra puede soportar el fuego de la prueba. Por D.L. Moody

Juan 13:34-35 "Les doy un mandamiento nuevo: ?mense unos a otros.? "Ustedes deben amarse de la misma manera que yo los amo. Si se aman de verdad, entonces todos sabr?n que ustedes son mis seguidores.

1? Juan 4:7-8 El amor es de Dios y todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. ?Por qu?? Porque Dios es amor. No es que el amor defina a Dios, sino que Dios define el amor (1? Corintios 13:4-7)

(DIOS ES AMOR EN TODOS LOS VIENTOS) Spurgeon estuvo en cierta ocasi?n visitando a un amigo en el campo.? Vio que sobre uno de los graneros hab?a colocado una veleta con la inscripci?n ?Dios es Amor?. Entonces le pregunt? si con ese texto quer?a decir que el amor de Dios era tan cambiante como el viento.? El hombre le respondi? que no, que lo que quer?a decir era que Dios es Amor siempre, no importa de d?nde soplen los vientos. Por D.L. Moody

?

Demostraci?n (amor en acci?n) 1? Juan 4:9.

Un caballero que pensaba que el cristianismo no era m?s que una colecci?n de problemas dif?ciles, dijo en cierta ocasi?n a un anciano ministro: -Es una declaraci?n sumamente extra?a: "a Jacobo am?, mas a Esa? aborrec?". -Muy extra?a-replic? el ministro-, pero d?game, ?qu? es lo que en ella le parece m?s extra?o? ?Oh- replic? -, eso de que aborreci? a Esa?. -Vea usted- respondi? el ministro-, c?mo son las cosas, y cu?n diferentemente estamos constituidos. Lo que a m? me parece m?s extra?o es que haya podido amar a Jacob. No hay misterio m?s glorioso que el del amor de Dios."

Iniciativa? (1? Juan 4:10)

(AMOR ES AYUDAR A OTROS) Una maestra de p?rvulos trataba de explicar a los ni?itos de su clase lo que es el amor; pero no pod?a, y por saber lo que dec?an sus peque?os alumnos, les pregunt? qu? es el amor. Entonces una ni?ita de seis a?os de edad se levant? de la silla y fue hasta la maestra, la abraz?, la beso y le declar?: " Esto es amor." En seguida la maestra dijo: "Esta bien; pero el amor es algo m?s. ?Qu? es ese algo?" La misma ni?a despu?s de un rato de estar pensando, se levant? y comenz? a poner en orden las sillitas que estaban fuera de lugar que les correspond?a, limpi? bien el pizarr?n levant? unos papeles que estaban en el suelo, arreglo los libros que estaban en desorden sobre una mesa; y en seguida, con aire de satisfacci?n, dijo a su maestra: "Amor es ayudar a otros": La ni?ita ten?a raz?n. ? Expositor B?blico.

Ejemplo (1? Juan 4:11)

(TODO EL CORAZON Y LAS DOS MANOS) Meditaba en su cuarto de estudio un predicador, buscando una ilustraci?n sobre el amor. De pronto entr? en el cuarto su hijita peque?a, diciendo:-Pap?, si?ntame un poco sobre tus rodillas. -No, hijita, no puedo ahora; estoy muy ocupado-contest? el padre. -Quisiera sentarme un momento en tus rodillas, s?beme, papa-dijo ella.

El padre no pudo negarse a una s?plica tan tierna, y tom? a la ni?a y la subi? a sus rodillas, y dijo: -Hijita m?a, ?quieres mucho a pap?? -S? que te quiero ?contesta la ni?a-, te quiero mucho, pap?. -?Cu?nto me quieres, pues? ?pregunt? el padre. La ni?a coloc? sus manecitas en las mejillas de su padre, y apret?ndolas suavemente, contest? con afecto:

Te quiero con todo mi coraz?n y con mis dos manos. Esta respuesta encerraba en pocas palabras lo que debe entenderse por una dedicaci?n completa, y dio al predicador el ejemplo que buscaba. (1? Juan 4:12)

Esta es la singularidad que marca la diferencia en la vida de las personas, el amor de Dios.

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?

?


Tags: Diferencia, Amor, Dios, Cristianismo, Jesucristo

Publicado por carlosmartiroy @ 18:53  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios