Lunes, 06 de diciembre de 2010

Pentecost?s, tambi?n conocida como fiesta de las Semanas, es la segunda de las tres solemnidades anuales en las cuales todos los varones israelitas se deb?an presentar en el santuario. (Las tres fiestas anuales eran conocidas como, la Pascua, la fiesta de las Semanas y la fiesta de las Caba?as o de los Tabern?culos).

Pentecost?s, era la primera de las fiestas que ten?a que ver con la cosecha, tom? el nombre debido a que se celebraba el quincuag?simo d?a, o siete semanas despu?s de la Pascua, tambi?n se la conoc?a como la fiesta de la siega, o d?a de las primicias. En este d?a se suspend?a todo el trabajo y hab?a una solemne convocaci?n.

Esta fiesta era ocasi?n para compartir las bendiciones de Dios con todos, especialmente con los m?s d?biles y desprotegidos, tal es el caso de los hu?rfanos, las viudas, los desplazados y/o desterrados, es decir; los extranjeros o inmigrantes (Deuteronomio 16:10-12).

Un elemento importante de esta celebraci?n, aunque lo era en todas, es la implicaci?n de la familia, de las generaciones m?s j?venes, con independencia de la clase social, deb?an celebrarlo todos y hacer pedagog?a con aquellas generaciones que no participaron de su condici?n de esclavitud de Egipto, y que por tanto, no fueron testigos de la acci?n sobrenatural de Dios para liberar al pueblo de Israel de su condici?n y hacer de ?l un pueblo, una naci?n diferente al resto de las naciones, no por sus m?ritos sino por el amor eterno e incondicional de Dios.

As? pues, ese era el contexto en el que se produjo el Pentecost?s m?s decisivo en la historia de la humanidad, el que sucedi? despu?s de la Resurrecci?n y Ascensi?n de Cristo, un contexto de festividad o celebraci?n, una convocatoria nacional, un celebraci?n con historia que deb?an tener presente como signo de identidad nacional, una festividad familiar y con elementos claros de pedagog?a sobre otras generaciones y clases sociales, una fiesta de todos y para todos, donde Dios tiene el mayor protagonismo.

Ese era el ambiente en el que se encontraban los disc?pulos, esperando el cumplimiento de la promesa de Cristo (Lucas 24:49; Hechos 1RollEyes, un acontecimiento que va a marcar la historia de la humanidad, y en el que va a comenzar la nueva dispensaci?n del Esp?ritu Santo, as? como, la fundaci?n y desarrollo de la Iglesia Cristiana.

Pentecost?s supuso mucho m?s que una experiencia sobrenatural, que hay que interpretar en un contexto de misi?n y expansi?n de la Iglesia de Cristo que asume la continuidad de su tarea hasta las ?ltimas consecuencias. Si bien es cierto, que irrumpen con fuerza elementos que para muchos resultaron incomprensibles ( 2:2-13). Hay quienes todav?a hoy se han quedado en eso, unos argumentando que fue un hecho hist?rico puntual que no se volvi? a dar, y otros que, el ?nfasis excesivo y casi obsesivo en las formas les genera reticencias para relacionarse con los dem?s y se consideran que por su experiencia pentecostal viven en un nivel diferente al resto de creyentes.

?QU? IMPACTO SOCIAL Y RELIGIOSO TUVO EL PENTECOSTES?

Lo cierto, es que tuvo un gran impacto en los creyentes y en los asistentes a la convocatoria nacional para la celebraci?n de ?sta fiesta de origen jud?o.

Lo primero que marca el Pentecost?s narrado en Hechos 2 es, a diferencia de Babel (G?nesis 11:1-9),? la superaci?n de las barreras de comunicaci?n. El texto b?blico nos narra que cada uno o?a en su propia lengua (Hech. 2, 6). A pesar que los oyentes eran de la misma confesi?n de fe, representaban varias culturas y la multitud se asombra respecto a c?mo se logra superar las barreras raciales y culturales, convirti?ndose este momento en un anticipo de la predicaci?n del Evangelio a todas las naciones.

El impacto social que podemos ver aqu? es la posibilidad de la unidad a pesar de la diversidad. Es aqu? desde donde se genera una visi?n ecum?nica, una perspectiva en donde todos pueden entenderse; en un espacio y tiempo donde todos caben.

El Pentecost?s viene a constituir el inicio de uno de los movimientos sociales m?s grandes en la historia de la humanidad: El Cristianismo. Por esta raz?n, el Pentecost?s cobra una vital importancia en los tiempos cuando se necesitan cambios.

Viendo lo que sucede durante y despu?s de Pentecost?s, encontramos algunas similitudes con el surgimiento de movimientos de transformaci?n.

Eran unos cuantos escogidos (los disc?pulos y disc?pulas de Jes?s) quienes llegan a ser los dirigentes del movimiento, son estos los que estaban reunidos y preocupados por su re-organizaci?n ante la ausencia del maestro y dirigente.

Esta acci?n les permite anunciar cu?l es la nueva forma de ser y de vivir en y conforme a Cristo. A partir de este discurso, algunas personas reflexionan y se inicia el proceso de conversi?n, de tal manera que el nuevo movimiento mantiene un crecimiento num?rico significativo. (Hechos 2, 14-42).

Luego se establecen normas de convivencia que enfatiza el sentido de Comunidad y se consolida ese nuevo estilo de vida, en donde lo prioritario es la solidaridad humana y el fortalecimiento de cada una de las personas que componen la nueva comunidad. (Hechos 2, 44-47)

Encontramos que se realizan, a?n desde las limitaciones econ?micas, acciones a favor de los m?s desprotegidos, tal es el caso del cojo en la puerta del templo, lo cual produce asombro e incluso temor por lo que hac?an los disc?pulos. Es as?, que se presenta la oportunidad de compartir el reto a la sociedad para su arrepentimiento y conversi?n y lograr mejores tiempos. (Hechos 3).

Podr?amos seguir enumerando un gran n?mero de cambios pol?ticos, sociales, econ?micos y religiosos que el Cristianismo ha promovido a lo largo de su historia. (Deber?amos esforzarnos en conocer mejor nuestra historia y hacer una mejor pedagog?a con generaciones de j?venes que tienen una idea muy parcial y negativa del Cristianismo y su relevancia social e hist?rica).

Pero quienes tienen el poder y la autoridad reaccionan y se inicia la lucha por el control y la hegemon?a en la sociedad. Se inicia entonces el martirio de los disc?pulos que asumen liderazgo, en este caso Pedro y Juan, ya que sufren encarcelamiento, interrogatorio, amenazas e intimidaciones. Sin embargo, las autoridades tienen que dejarlos libres porque ya existe apoyo de la gente, pues han empezado a ver y a comprender los signos de esperanza de una nueva forma de vida (Hech. 4).

Pero todo esto, tiene un pre?mbulo que hemos de considerar:

Los creyentes estaban, ?todos, ?expectantes, un?nimes y juntos.

Esta declaraci?n toma una relevancia mayor al considerar sus efectos, y se establece como un requisito ineludible al que debemos aspirar hoy, para vivir una etapa como la que supuso Pentecost?s en la historia de la Iglesia y como consecuencia de toda la humanidad.

Una unidad perfecta y necesaria, que se expresa con enorme claridad en esta declaraci?n.

Todos, no faltaba ninguno, hay personas a las que este t?rmino ya les crea cierto desasosiego, pues en todos, incluimos personas de diferente clase social, cultura, sexo, nivel intelectual, ideolog?a, etc., un t?rmino demasiado integrador y nada excluyente.

Lo cierto, es que si uno ve a la iglesia como un Cuerpo, tal y como nos la ilustra el ap?stol Pablo, la falta de un miembro produce una minusval?a en el cuerpo, con todo lo que ello pueda representar a todos los efectos.

La experiencia de Pentecost?s es una promesa para todos.

El ministerio de la Iglesia es integrador y no excluyente (Efesios 4:13)

El evangelio de Cristo debe ser predicado a Toda criatura. (Marcos 16:15)

La iglesia debe hacer disc?pulos a todas las naciones (Mateo 28:18-20)

Expectantes, en actitud de obediencia, m?s all? del temor, esperando el cumplimiento de la promesa, para abordar una labor impensable para un grupo de personas tan poco competentes, en t?rminos humanos. (Hechos 1:8 y 4:13). Si en algo nos reta Pentecost?s hoy, es a creer firmemente en la Promesa del Se?or Jesucristo que siempre tendremos con nosotros al Esp?ritu Santo para que nos gu?e y anime en nuestros esfuerzos por lograr una nueva vida, una nueva forma de ser iglesia, una nueva sociedad, una nueva convivencia de la humanidad (Hech. 1RollEyes.

Un?nimes, un mismo ?nimo, una misma manera de pensar y de sentir que se extend?a a todos aquellos que se les un?a (Hechos 4:32).

Juntos, un alto nivel de dependencia uno de los otros, adem?s un signo de compa?erismo y comuni?n, se buscaban.

Nehem?as 4:19 y 20; Puedes pensar que la obra que Dios ha encargado a su iglesia la puedes hacer s?lo, ya te digo, que eso es inviable, desde la unidad de pensamiento, ?nimo y acci?n hacemos posible la intervenci?n Soberana y Sobrenatural de nuestro Dios.

?Qu? te impide mantener esta unidad?

Esta es la Iglesia del Se?or que el Esp?ritu Santo inaugur? en el Pentecost?s. Todos somos una sola parte del cuerpo pero todos somos un solo cuerpo.

?

?

?

?


Tags: Unidad, Esperanza, Cristianismo, Iglesia

Publicado por carlosmartiroy @ 17:22  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios