Viernes, 21 de enero de 2011

Lucas 18:18-30?????????

INTRODUCCI?N

Este pasaje es inquietante, fue preocupante para los disc?pulos, para el personaje de esta historia, y lo sigue siendo hoy para muchos de ?nosotros. ?Hoy, cuando nos acercamos a esta porci?n de la Escritura, lo hacemos con cierto respeto e incluso miedo, nos parece demasiado radical, demasiado brusco, demasiado exigente para nuestro tiempo. No es un pasaje que trate de satisfacer nuestros gustos y que busque ajustarse a ellos. Lo cierto, es que con mucha facilidad pasamos por alto la verdad cuando se entrega o presenta con moderaci?n. Sin embargo, la verdad es inconfundible e incontestable cuando se presenta sin adornos, sin diluir, sin descafeinar o endulzar.

El contexto en el que Lucas introduce este acontecimiento, magnifica el mismo, al encontrarse en medio de una serie de incidentes y par?bolas dise?adas para indicar el car?cter del discipulado.

DESARROLLO

Antes de entrar en el fondo de la cuesti?n, conozcamos un poco m?s al personaje que se acerca a Jes?s con un interrogante tan inusual en nuestros tiempo, como lo es, el inter?s por la vida eterna cu?ndo todo marcha tan bien en esta vida presente.

Seg?n Mateo, nos encontramos ante un hombre joven, su edad podr?a oscilar entre los 24 a 40 a?os.

Jefe de los jud?os, es decir, alguien que a pesar de su juventud era un reconocido dirigente jud?o, posiblemente formaba parte del gobierno de la sinagoga, una persona respetada en la comunidad.

Seg?n Lucas este joven dirigente pol?tico y religioso, adem?s del prestigio social del que disfrutaba, ?era muy rico.? Este hombre se acerco a Jes?s con una cuesti?n candente en su coraz?n, y que nos muestra a que secta jud?a podr?a pertenecer, la de los fariseos, ya que los saduceos no cre?an en la resurrecci?n de los muertos.

Maestro bueno, ?qu? debo hacer para heredar la vida eterna?

La mayor?a de la gente rica, religiosos que se acercaron a Jes?s para preguntarle buscaban? alguna declaraci?n imprudente - "?Hay que pagar impuestos al C?sar?" (Lucas 20:22).?Por qu? tus disc?pulos arrancan grano en el d?a de reposo?. (Lucas 6Bastardo Kitty. Esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. ?No debemos apedrearla como declara Mois?s ?. (Juan 8Arcoiris.

En este caso, la pregunta parece que es sincera y nos dice varias cosas acerca de la joven:

?? A pesar de su riqueza, posici?n y religiosidad, el no tiene claro si lo que est? haciendo es suficiente para heredar, obtener, poseer la vida eterna. Parece ser una persona insatisfecha y con una fuerte inquietud espiritual.

?? ?l cree que la vida eterna es algo que uno gana por lo que hace.

?? Su inquietud podr?a ser la misma de cualquier hombre o ?mujer en su comunidad y es probable que su creencia fuera similar. Usted va al cielo si lo hace bien. Usted va al infierno si haces las cosas mal. Bueno, s?lo cosas muy malas. La vida eterna es una recompensa por lo que haces en la tierra. Eso es lo que la gente te dice.

?? La pregunta del joven traiciona tanto su comprensi?n superficial de heredar la vida eterna, y su comprensi?n superficial de la capacidad de una persona para hacer buenas obras que son puros, sin mezclar, preparados por otros motivos. Las palabras profeta Isa?as 750 a?os antes - "todos los actos de nuestra justicia son como trapos de inmundicia" (Isa?as 64Helloween - de alguna manera no han sido consideradas por este joven dirigente religioso.

?Por qu? me llamas bueno? Respondi? Jes?s: Nadie es bueno -. Sino s?lo Dios.

Algunos han considerado que, por estas palabras, Jes?s est?, de alguna manera, negando su divinidad. Si Jes?s hubiera querido hacerlo simplemente tendr?a que haber respondido que era un pecador.

Jes?s llama al joven a reflexionar sobre sus palabras, sobre su idea de la bondad del ser humano y sobre su idea de Dios, as? como de ?l mismo.

Jes?s est? tratando de ense?arle. ?Tal vez Jes?s est? tratando de ayudarle a discernir y descubrir la verdadera idea que ?l ten?a de Jes?s y sus verdaderos motivos por los que se acerc? a preguntarle a ?l, sobre un asunto como la vida eterna.

La respuesta de Jes?s le remite a la obediencia a los mandamientos, y el joven dice que los ha cumplido desde que era ni?o. Esto tambi?n nos habla acerca de la educaci?n recibida desde ni?o.

?Te has parado a pensar alguna vez, sobre la relaci?n de mandamientos que Jes?s le menciona a este joven?

Jes?s, al igual que en el pasaje de la mujer samaritana, quiere conocer m?s de este joven. Podr?amos decir que este joven era todo un humanista, un buen chico, que no hacia nada malo a nadie, era alguien socialmente integrado y agradable. Pero curiosamente, esto no era suficiente.

El joven ha guardado todos los mandamientos, pero a?n siente una carencia, una imperfecci?n, ?de lo contrario, no habr?a venido a Jes?s, ni le habr?a formulado esa pregunta.

Todos podemos sentirnos identificados con esta carencia o insatisfacci?n que expresa este personaje, pero al igual que a ?l, no nos gusta que no lo recuerden con la rotundidad que lo hizo Jes?s.

Cuando Jes?s oy? esto, le dijo: A?n te falta una cosa. Vende todo lo que tienes y d?selo a los pobres, y tendr?s tesoro en el cielo. Luego ven y s?gueme.

Jes?s en este momento de la conversaci?n, le dice el porqu? de su insatisfacci?n, y es la falta de algo m?s, ?c?mo puede ser esto?, alguien que lo tiene todo, poder, influencia, dinero y riqueza, juventud,? prestigio y reputaci?n, bien educado, c?vico, amable, respetuoso con el pr?jimo, ?Todav?a le falta algo, cuando aparentemente lo tiene todo?

Este es el momento de mayor dureza e incomodidad en la conversaci?n, no s?lo para el joven, sino tambi?n para todos los que estaban all?, incluidos sus discipulos, si lo que te interesa es la vedad, Jes?s se la presenta con claridad. ?

En la conversaci?n existe, en mi opini?n, de manera intencionada, un silencio acerca de aquellos mandamientos que tienen que ver con el lugar que Dios ocupa en la vida de las personas. Jes?s quiere confrontar a este joven con su relaci?n personal con Dios. ?Qu? es m?s importante en tu vida?, ?Dios o tus riquezas, tu estatus social?, ?Te interesa realmente la vida eterna o valoras m?s tu vida presente?? ?xodo 20:3 y Deuteronomio 6:4

Jes?s estaba siendo coherente con su ense?anza, el dijo: "Ning?n siervo puede servir a dos se?ores porque o aborrecer? al uno y amar? al otro, o se dedicar? al uno y menospreciar? al otro Usted. No pod?is servir a Dios ya las riquezas.? (Lucas 16:13)

Todo el inter?s mostrado por este joven, se diluye y se transforma en tristeza, ?Cu?l era el motivo de esa tristeza?, que era muy rico. Ten?a mucho que perder.

Las palabras de Jes?s lejos de confortarle, le incomodan, le entristecen. ?Est?s dispuesto a dejar lo que tienes aqu?, para heredar el Reino de Dios?, ??Est?s dispuesto a renunciar a todo ahora, pero ser rico en el Reino de Dios?, ?hasta qu? punto, realmente te interesa la vida eterna?, ?Qu? est?s dispuesto a hacer para heredar la vida eterna?

?A los ricos de este mundo manda que no sean altivos ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos y generosos. De este modo atesorar?n para s? buen fundamente para el futuro, y alcanzar?n la vida eterna.? (1? Timoteo 6:17-19)

La renuncia es algo que Jes?s ense?o con absoluta claridad a los disc?pulos (Lucas 14:26-27; 14:33; 9:24; 17:33)

El hecho de que Jes?s se constituya en el verdadero poseedor y due?o de lo que poseemos, nos puede llegar a preocupar, puede llegar a aterrarnos.

?Tenemos miedo que Jes?s pueda llegar a pedirnos algo que nos cueste demasiado?, ?Qu? mida el verdadero valor que tiene para nosotros lo que ?l representa?; ?A qu? tenemos miedo? Y ?Por qu??

El dinero, sin embargo, no es la ?nica cosa a la que el personaje de ?sta historia tiene que renunciar ante la exigencia formulada por Jes?s, la renuncia llevaba consigo las siguientes consecuencias:

Posesiones, lo que el dinero va a comprar, el atav?o de la riqueza. . Un nuevo coche, una casa bonita, la ropa de moda.

Posici?n social, prestigio y la influencia que produce la riqueza.? La gente hace camino para que los ricos, con la esperanza de que algunos de que la riqueza puede frotar sobre ellos.

La riqueza es poder.? Se compra influencia.

El liderazgo comunitario. El hombre no es muy probable que contin?e como un gobernante respetado sin su riqueza.? Si renuncia a su riqueza va a ser mal interpretado y resentido por las otras personas influyentes en su comunidad. .

La familia.? El joven probablemente proviene de una familia acomodada.

?Cu?ntas veces has tenido la tentaci?n de hacer cosas que estaban mal, poco ?ticas y ego?stas con la intenci?n de conseguir m?s dinero? Es una cosa triste cuando nuestras posesiones comienzan a poseernos a nosotros! ?pero los que quieren enriquecerse caen en tentaci?n y lazo, y en muchas codicias necias y da?osas que hunden a los hombres en destrucci?n y perdici?n, porque ra?z de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe y fueron atormentados con mucho dolores.? (1? Timoteo 6:9-10)

?Por qu? las palabras de Jes?s nos molestan e incomodan?, ?Por qu? no tenemos en consideraci?n la exhortaci?n del ap?stol Pablo?

Como pastor he o?do muchas veces la respuesta a este pasaje: "Eso no significa que todos deben vender lo que tienen, lo hace Si todos hicieran lo que resultar?a en un caos".

Pero ?por qu? estamos preocupados, incluso con la pregunta?, ?Tememos que Jes?s se declare en posesi?n de lo que tenemos?, ?Tenemos miedo de que Jes?s puede obligarnos a hacer algo que nos exija demasiado? ?A qu? tenemos miedo? ??Y por qu? tenemos miedo?

En mi opini?n, tenemos miedo porque sentimos que no estamos totalmente entregados.

Para concluir, fij?monos en el contraste que existe entre este encuentro y el que recoge Lucas 19:1-9.?

Joven Rico

Zaqueo

El viene abiertamente a Jes?s

Quiere pasar desapercibido

Ten?a prestigio social y buena reputaci?n

No era bien visto por los jud?os

Era muy rico

Era muy Rico

Era un l?der religioso

No parec?a tener inter?s por el dinero

Era un recaudador de impuestos

Ten?a un excesivo amor al dinero

Tristeza ante la exigencia de Cristo

Generosidad y Restituci?n ante la persona de Cristo, sin que se le pidiera

Se acerca solo a Jes?s

Invita a sus amigos

Se fue entristecido

Lleg? la salvaci?n a su casa

Las diferencias muestran como el nivel de exigencia incomoda a uno y se enfrenta a la fe en Cristo como una p?rdida, y en el otro caso, el de Zaqueo, sin exigencia alguna formulada por Jes?s, ?l mismo decide renunciar por Cristo y restituir a los defraudados, aunque ello le conduzca a una quiebra total.

La pregunta es, ?C?mo vivimos la fe en Cristo, como una exigencia que nos entristece pensado en lo mucho que debemos perder o dejar para seguirle, o como un acto de amor que se expresa en la renuncia?, ?Vivimos la fe, como algo? que nos limita o carga, o como una expresi?n clara de libertad plena?, ?Qu? manera de vivir la fe estamos trasmitiendo a nuestra sociedad contempor?nea?


Tags: Dinero, Riquezas, Posición Social, Prestigio, Dios, Jesucristo, Renuncia

Publicado por carlosmartiroy @ 12:42  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios