Jueves, 02 de junio de 2011

TEXTO B?BLICO: Juan 16:7 ?Sin embargo, la verdad es que os conviene que yo me vaya. Porque si no me voy, el Abogado ?Consolador? no vendr? a vosotros; pero si me voy, os lo enviar?.?

Asistimos al final de la presencia de Jes?s entre sus disc?pulos, la hora de dejar este mundo para ir al Padre hab?a llegado. Jes?s ten?a una plena conciencia del momento que estaba viviendo y su significado, era consciente que no hab?a venido hacer su obra sino la del Padre, que de Dios hab?a salido y a ?l volv?a, (Juan 13:1-3 / 17:1-4), estas son las razones que inspiran las palabras de Cristo. El interrogante surge en ?C?mo interpretar?an los disc?pulos un momento y unas palabras como estas? Algunos pensar?an nos est? abandonando, todo se acab? y fue bonito mientras dur?, incluso algunos estaban cargados de culpabilidad y frustraci?n.

Jes?s no piensa en s? mismo en ning?n momento, de ah?, la muestra de su amor a los suyos, a los que am? desde el principio hasta el fin, despu?s de todo lo vivido y lo que se aproximaba. Esa muestra de amor es lo que inspira su declaraci?n respecto a su partida, ?Os conviene que yo me vaya?.

Si repasamos los acontecimientos en la vida de los disc?pulos inmediatamente despu?s de su muerte, podemos darnos cuenta que no entendieron nada y vivieron la partida de Jes?s como un aut?ntico drama, lleno de dolor, tristeza, culpabilidad, frustraci?n e incluso abandono. Fue cuando el Se?or Resucitado les abri? el entendimiento por medio de las Escrituras (Lucas 24:45), cuando comenzaron a vivir y a interpretar la partida del Se?or de una manera diferente.

El t?rmino en griego utilizado es sumphero, y en este pasaje se usa para referirse a una ventaja, utilidad y/o provecho.

Es evidente que Jes?s en ning?n momento estaba pensando en ?l, sino m?s bien, en sus seguidores, aquellos que iban a dar continuidad a su misi?n en la tierra.

La partida de Jes?s no solo era conveniente para sus seguidores, tambi?n sus detractores la ve?an conveniente. (Juan 11:47-53), si bien es cierto, que pudiera suponer una ventaja para ellos, lo que no sab?an es que estaba dise?ado por Dios todo lo que ellos mismo estaban decidiendo en ese momento, y que el prop?sito de Dios trasciende a sus propios planes, haciendo de ellos unos peones m?s en su tablero de ajedrez. El mal que ellos estaban planeando, Dios lo iba a convertir en el coraz?n del mensaje del amor de Dios y la reconciliaci?n entre Dios y la humanidad, una vuelta a casa para todo hijo perdido.

Lo que conviene condiciona lo que nos es l?cito a la hora de tomar decisiones, y lo concilia con lo m?s ventajoso, ?til y provechoso, no solo para nosotros sino tambi?n para los dem?s. (1? Corintios 6:12); (1? Corintios 10:23).

Lo que nos conviene s?lo podemos entenderlo.

1.- A la luz del Plan Eterno de Dios m?s all? de nuestros planes y ambiciones personales.

2.- Desde el amor, actuando siempre en beneficio de los dem?s y no en el nuestro propio.

3.- Interpretando lo que sucede a la luz de la Escritura y no desde nuestros propios intereses u otras consideraciones personales.


Tags: Conveniencia, Entendemiento, Dios, Cristianismo

Publicado por carlosmartiroy @ 20:52  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios