Martes, 07 de junio de 2011

?

Texto B?blico: G?latas 6:1-10

Es sorprendente ver como personas esperan en la vida cosas por las que no mueven un dedo para conseguirlas, sue?os sin capacidad de trabajo, planificaci?n y organizaci?n, que se quedan en meras ilusiones.

Otros viven en una constante contradicci?n y mantienen una lucha encarnizada deseando algo y actuando de manera contraria. El ap?stol Pablo describe esta lucha, ?Realmente no acabo de entender lo que me pasa ya que no hago lo que de veras deseo, sino lo que detesto. Pero si hago lo que detesto, estoy reconociendo que la ley es buena y que no soy yo quien lo hace, sino el pecado que habita en m?, pues soy consciente de que, en lo que respecta a mis desordenados apetitos, no es el bien lo que prevalece en m?; y es que estando a mi alcance querer lo bueno, me resulta imposible realizarlo. Quisiera hacer el bien que deseo y, sin embargo, hago el mal que detesto.? (Romanos 7:15-19).

Nos hemos sentido estafados, defraudados por un sistema capitalista popular que apela a los instintos m?s impropios del ser humano, como la codicia, la avaricia y el af?n por poseer bienes, dejando atr?s valores como la solidaridad, la justicia, la verdad, el esfuerzo y el trabajo honesto. ?Qu? esper?bamos?

?Qu? esperas tu en la vida?, ?Qu? resultados esperas cosechar?, ?Cu?les son tus expectativas respecto a tu vida, la gente que te rodea, tu jefe, la iglesia, tu familia?

Hay un principio b?blico que determina que s?lo podemos esperar aquello que estamos dispuestos a sembrar. En otras palabras, nuestras expectativas s?lo determinan nuestra conducta.

Jes?s dijo ?Por sus frutos los conocer?is, pues no se pueden recoger uvas de los espinos, ni higos de los cardos? Mateo 7:16.

G?latas 6:7 No os hag?is ilusiones: de Dios no se burla nadie. Lo que cada uno haya sembrado, eso cosechar?.

?Qu? determina realmente mi cosecha o los resultados que puedo esperar?

S?lo lo que est?s dispuesto a sembrar. Hemos de sembrar aquello que deseamos cosechar. Jes?s lo establece como regla de Oro en lo relativo a nuestras relaciones ?Portaos en todo con los dem?s como quer?is que los dem?s se porten con vosotros.? Mateo 7:12.

Proverbios 22:8 ?Quien siembra injusticia cosecha desgracias?? Me sorprende que con determinados comportamientos queramos obtener una serie de resultados. Pretendemos ser aceptados, perdonados, amados, sin aceptar, perdonar y amar.

Pretendemos recoger frutos de justicia para nosotros, habiendo sembrado injusticias.

Oseas 8:7 ?Puesto que siembran viento, cosechar?n tempestad??

Esta es una ley establecida por Dios que no puede ser violada. Una ley universal, para todos los hombres y mujeres, independientemente de su condici?n, moral, sexo, edad, nacionalidad. Para no creyentes y para creyentes. Una ley para todos.

Es una ilusi?n llegar a pensar que uno puede esperar algo que no ha sembrado u cosa diferente a lo que siembra. En este contexto, la neutralidad no existe, no hay acciones, decisiones y/o actitudes neutrales. Uno no puede adoptar la posici?n de Pilatos ?me lavo las manos?. No existe una tercera v?a.

El ap?stol nos plantea diferentes escenarios en los que se aplica esta ley universal.

1.- En nuestras relaciones con los dem?s.

1.1 Los d?biles y aquellos que incurren en falta

1.2 Conciencia de nuestra propia debilidad para evitar la presunci?n, soberbia y orgullo.

1.3 La responsabilidad individual y personal frente a las comparaciones con el resto.

2.-? Nuestra responsabilidad material respecto aquellos que siembran lo espiritual en nosotros. Reconocimiento del valor de aquello que es inmaterial. No interpretar todo en clave del valor material de las cosas.

3.-? Nuestro comportamiento moral.

4.- Servicio Cristiano. Tiempo de oportunidad para servir como nunca. El concepto de hacer el bien es gen?rico, no s?lo aplicable en el ?mbito de la acci?n social, sino tambi?n de la acci?n pastoral y espiritual de la comunidad cristiana.

CONCLUSI?N

?Qu? esperamos de los dem?s?, ?Qu? esperamos de la iglesia?, ?Qu? esperamos de la familia?, ?Qu? esperamos de Dios?, ?Qu? esperamos de nuestro trabajo y de nuestros Jefes?, ?Qu? esperamos de las autoridades y de los pol?ticos?

La respuesta la encontramos en ?Qu? estamos sembrando?

Junto con este principio existe otro importante ?Quien siembra con miseria, miseria cosechar?; quien siembra generosamente, su cosecha ser? generosa.? 2? Corintios 9:6.

Tenemos cosecha asegurada o garantizada ?a su tiempo?.

En el vers?culo 9 aparece una debilidad humana, bien conocida por todos. Hacer el bien requiere un esfuerzo continuo, un trabajo constante; pero la naturaleza humana, amiga de lo f?cil, carece de perseverancia y su tendencia es claramente al des?nimo y cansancio. Esto ocurre cuando los resultados se demoran en aparecer, cuando los que deb?an ayudar no cooperan y cuando parece que todo es igual para todos y no existe por tanto una recompensa.

As? pues, el ap?stol les recuerda que segaremos ?a su debido tiempo?, t?rmino que casi siempre nosotros lo asociamos a un resultado r?pido. Y no es como, ni cuando nosotros lo determinemos, sino cuando lo determine el Se?or. El cronos es del Se?or. Mientras tanto, t? vive en el Kayros y aprovecha las oportunidades de hacer el bien. No te conformes a las que pasen por delante de ti, sin t? hacer nada por crearlas. Aprovecha y crea oportunidades de servicio a tu pr?jimo y Dios. ?Dadles vosotros de comer?.

?

?

?


Tags: Siembra, Cosecha, Resultados, Acciones, Conducta, Dios, Jesucristo

Publicado por carlosmartiroy @ 8:50  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios